Experiencia en Ibiza: Hotel Amàre

Este año hemos tenido la suerte de poder cerrar el verano en Ibiza, aunque parezca mentira, la primera vez en nuestra isla vecina. Gracias a la compañía hotelera Amàre, hemos pasado un fin de semana de Septiembre espectacular, que nos ha servido para recargar las pilas y para celebrar nuestro segundo aniversario de boda ¡¡como pasa el tiempo!!

En este post os vamos a contar nuestra experiencia en dicho hotel, servicios, localización… así que si tienes en mente unas vacaciones en la isla blanca, no dudes en seguir leyendo 🙂

Llegamos a la isla vía aérea, ya que es la forma más cómoda y rápida de llegar a Ibiza. Podéis encontrar diferentes compañías de bajo coste como Vueling, Easyjet o Ryanair. El aeropuerto se encuentra a 7,5 kilómetros del centro de la ciudad de Ibiza, y a unos 17km del hotel, que se encuentra en la bahía de San Antonio, frente a la playa Cala d’en Bou.

Debido a que el transporte  público de la isla es bastante deficiente, os recomendamos coger un taxi en el mismo aeropuerto para llegar al hotel, ya que tarda apenas unos 20 minutos y cuesta 25€ aproximadamente.

Habitación doble deluxe Oh La La The One

Desde el primer momento que llegamos al hotel Amàre Ibiza Adults Only nos quedamos asombrados con su estética, diseño y decoración. Arte y modernidad se fusionan en cada rincón del mismo, donde fotografía, moda, diseño, escultura, videoart o pintura protagonizan los pasillos, ascensores y escaleras con el objetivo de generar una experiencia estética en los huéspedes.

Nos recibieron con  una cálida bienvenida por parte del equipo de recepción, mientras hacíamos el check-in nos invitaron a un zumo fresquito de limón. Al llegar a la habitación alucinamos.

Nos dieron la Habitación doble deluxe Oh La La The One, una auténtica maravilla. En las habitaciones de Amàre Ibiza se respira un aroma especial: el del Mediterráneo. Ese que reconforta y te llena de vida. Con más del 80% mirando al mar, la tarea más difícil será salir de ellas. Las líneas minimalistas y el toque isleño de su decoración te dan la bienvenida a la isla de los deseos.

Terraza “BelVue”

Ese primer día conocimos su maravilloso Rooftop, un balcón al cielo en la bahía de San Antonio. Desde lo más alto de Amàre Ibiza, el agua de su piscina “infinity” se funde con la salada del mar, creando una sensación de sobrevolar el horizonte.

Una carta de bebidas con primeras marcas internacionales, exclusivas botellas de champán y cócteles con el sello inconfundible de Diego Cabrera. Date el lujo de sentir una experiencia “cinco sentidos” en su “Sunset Ritual” ¿Hace falta algún motivo para celebrar la vida? ¡¡John se puso mano a mano con el DJ de esa noche y pasamos un rato genial 😛 !!

Piscina Infinita Belvue Rooftop

La experiencia gastronómica de ese fin de semana en el hotel fue alucinante. Nuestros desayunos y nuestra cena del viernes tuvieron lugar en el buffet Mare Nostrum, tienen una tentadora variedad de productos saludables y frescos, showcooking, gran variedad de frutas y panes y música en directo en acústico.

La última noche, tuvimos el honor y el placer de cenar en el Restaurante La Hayaca, del prestigioso chef argentino Mauricio Giovanini, el cual cuenta con una estrella Michelin desde el 2016, año en el que se convirtió en el tercer argentino en lograr el mayor reconocimiento del mundo gastronómico.

Desayuno en el buffet Mare Nostrum

Su cocina se caracteriza por ser libre y creativa y presenta especialidades de Cuba, Argentina, Perú, México, Brasil… Nosotros probamos de entrantes las empanadas de ternera y las tortillas pilbil; de primeros los langostinos con marinada de naranja y albahaca y las costillas con patatas a las huancaína (que tanto nos habían gustado en nuestro viaje a Perú); para terminar con unos postres deliciosos… Banana quemada, dulce de leche y cremoso de Malibu y Mousse de maracuyá con tarta de chocolate ¡¡todos recomendadísimos!!

Además también cuenta con el Amàre Pool, Amàre Lounge y Amàre Beach, rincones gastronómicos con el único objetivo de complacer todas sus necesidades.

Desayuno en el buffet Mare Nostrum

Durante nuestra estancia pudimos realizar un poco de ejercicio, ya que tiene una sala de Gym muy moderna y bien equipada, con una cristalera enorme de fondo con vistas al azul Mediterráneo, ¿Quién puede poner excusas para no acudir con estas vistas y quemar el desayuno?

Al finalizar el entrenamiento, fuimos a la zona de Wellness by Germaine de Capuccini, el cual nos tenían preparado un masaje relajante y multisensorial con el que sin duda, nos proporcionó una profunda sensación de bienestar y relajación. Nos fue genial para desestresarnos del entrenamiento 😛

Entrada del hotel

También pudimos disfrutar de sus instalaciones exteriores, desde sus piscinas, hasta las hamacas de su Beach Club, o la playa que tiene delante nada más bajar las escaleras desde la piscina. Perfecto para tumbarse y desconectar, darse un chapuzón o salir a pasear.

A John le encantó el hilo musical que suena por todo el hotel, desde la tv que se enciende al llegar a la habitación tocando piano, cuando vas por los pasillos que suena otro tipo de música, hasta cuando sales a la zona de las piscinas y te sorprende una chica tocando el violín acorde con el ritmo que el Dj está pinchando.

Beach club

Nosotros nos tomamos mayormente el tiempo para descansar, desconectar y disfrutar del hotel. La atención del personal era muy buena, lo cuál hacía que te sintieras como en casa. Cuando nos aburríamos, pululábamos por los rincones tan artísticos que tiene, haciendo fotos y contemplando las diversas esculturas.

Es fácil perderse por los pasillos contemplando su arte, desde el momento que pones un pie en la entrada, te llama la atención la de múltiples de ambientes que hay y sus esculturas o cuadros.

Sofá rinoceronte

Bueno chicos, queríamos compartir con vosotros nuestro fin de semana en Ibiza y esperamos que os haya gustado este encantador hotel. Creemos que os puede brindar de una experiencia única en la isla.

Nos vemos en los siguientes posts… 🙂

Deja un comentario